Saturday, February 07, 2009

La alcancía de David


Hoy mi imaginación y recuerdos retrocedieron unos cuantos años, a mi niñez, y nada más y nada menos que a recordar un objeto que se usó mucho por aquellos tiempos, "la alcancía", estuve contándole a David lo que hacían los niños como él, justo porque le gusta recolectar monedas de todo tipo, pues dice que así él mismo se paga las meriendas, los va echando en un pomo plástico que guarda con mucho amor en su cuarto y créeme que ha logrado tener buena cantidad, mas los niños de mi época, algunos, sus padres le compraban unas que eran de cerámica o yeso y su figura era casi siempre un cerdito bien gordito o muñequita en el caso de las niñas, que casi siempre la llenaban para la celebración de sus 15 años, casi a todas les dolía sacar el dinero, pues tenían que romper el objeto que con tanto amor cuidaron y conservaron por años, otros como yo, nunca lograron engordar ninguna, ya que preferíamos una lata con un agujero alargado que cupiera la moneda, pero que tuviera tapa para abrirla cuando necesitara alguna, jamás me enseñaron a ahorrar para un caso específico al que yo me aferrara y dijera "no, eso es para esto", creo jamás llegué a los cinco pesos, por eso admiro a David, no lo considero un tacaño, ya que no hay quien le toque su fortuna, pues sé que en el futuro sabrá planificar su economía que es muy importante en la vida de una persona y que a mí me dio tanto trabajo.

1 comment:

Iris said...

Hola, Luly, qué buen recuerdo me traes de mi niñez, yo era como tú, nunca logré engordar las alcancías. Creo que en nuestra sociedad actual se ha perdido la costumbre, porque ni siquiera se comercializan ya estos objetos. Sí creo en la utilidad a largo plazo de la conciencia de ahorro. Nos vemos.