Wednesday, April 15, 2009

La gota derrochada hoy, la llorarás mañana

Las mujeres cubanas nos caracterizamos en gran medida a ahorrarlo todo desde siempre, ya que somos un país bloqueado desde hace ya 50 años y jamás hemos tenido posibilidades para el derroche, y aun cuando podemos jamás lo hacemos, la costumbre se impone.
En esta ocasión quiero referirme al agua, líquido tan preciado por todos y fundamentalmente por las amas de casa, sin agua en una vivienda, no podemos hacer NADA.
Recuerdo la última sequía que tuvimos en Cuba, principalmente en el oriente, año 2004, no llovió en toda la primavera y muchas personas tuvimos que valernos de pozos artesianos que construyeron los vecinos del CDR, siempre con la colaboración de nosotras, por las noches, sábados y domingos hasta altas horas de la noche, algunos a gran profundidad, pero qué alegría cuando aparecía el manantial, otras personas mediante pipas que nuestro Estado ponía a nuestra disposición, principalmente a los barrios más intrincados, así fuimos venciendo otra de nuestras batallas unidos y firmes, ahora, en estos momentos tenemos agua, nos llega a muchos hogares por tubería del acueducto, pero ya comenzamos otra primavera, y aún no llueve, y Rubiera ha alertado sobre la situación, es por lo que comenzamos a extremar las medidas aún más, y por supuesto somos nosotras la de las preocupaciones en casa, que si el esposo se afeita y deja la llave abierta, que si se "duerme" debajo de la ducha por el calor, que debemos fregar con dos vasijas y no debajo de la pila, en fin toda una batalla titánica, para no carecer y que a todos nos llegue un poquito, claro los pozos aún están y muchos se sirven siempre de ellos, es otra de las posibilidades que un día creamos nosotros los cubanos como "inventores" que somos, así nos nombró mi seguidora Maritza Bueno.

2 comments:

Al Godar said...

Incluyo tu blog en mi lista de Blogs Sobre CubaSaludos,
Al Godar

Rehtse said...

Hola Mariluz,

Te escribo desde el sur de España, en concreto desde Sevilla.

Aquí también tenemos numerosas sequías y al igual que allí tenemos que concienciarnos de que el agua es un bien común, muy preciado y por desgracia cada vez hay menos.
Aquí el agua se embalsa en pantanos y nos llega a todo el mundo, pero no por eso debemos de despilfarrar algo tan necesario para la vida y del que todos dependemos.
Seamos de donde seamos todo el mundo se debería de concienciar del peligro que corremos por no saber aprovechar los recursos que la naturaleza nos da.

Un saludo amiga cubana,