Wednesday, May 06, 2009

A mami de su marilucita

Supe de ella el 30 de septiembre de 1966, no recuerdo qué hora era, solo sé que se admiró mucho pues pesé 10 libras, mas me encontró fea pues tenía la cabeza con una puya que dice semejaba a un "mango filipino", pero me dijo era hermosa, pelo negro, bien blanca y regordeta. Por aquí en esos momentos pasaba el ciclón Inés, no hizo muchos estragos, pero ciclón al fin, hizo que hubiera apagón, mucho aire, lluvia y miedo, ella no lo sintió, me tenía a mí.
Aunque no me deseaba porque tenía a 7 hijos ya y yo llegué en un desarrglo menstrual, casi menopausia, me recibió feliz y a partir de ese momento yo fui su niña más pequeña y más mimada. Me crió con mucho amor, tan es así que me dio leche materna (teta) hasta los 11 años, recuerdo que la escuela me quedaba a unas cuadras de la casa y cuando terminaba mi última clase salía corriendo porque necesitaba succionar sus pechos, ahora no recuerdo si le sacaba algo, tampoco entiendo por qué me dejó con ese vicio, o sí, como madre se sentía incapaz de quitarle a su hija lo que tanto gustaba y buscaba de ella además de ser su alimento predilecto.
Fui creciendo y ella soportaba mis malacrianzas y caprichos, pero siempre a mi lado, ayudándome en todo y más en el cumplimiento de mis deberes con la escuela, casi siempre ante una tarea difícil nos quedábamos hasta después de la media noche realizando estas o cooperando con alguna artesanía que debía llevar al día siguiente y que no me iba a la cama ni loca si no la dejaba al lado de los libros, jamás incumplí con algo que ella pudo darme. Recuerdo que solo me decía ¡ay marilucita!
Ya de mujer y con hijos siempre tuve su apoyo, adoraba a sus nietos y dio mucho amor.
Fue una fiel "esclava" de mi papá, pues el trabajo que este realizaba era por turnos (panadero) y siempre lo esperó y atendió en todo momento y horas en que llegaba cansado, siempre tuvo su uniforme limpio, almidonado y planchado, aunque para ello tuviera que dejar su descanso a un lado.
Miembro de los Comité de Defensa de la Revolución, federada intachable, cuantas cosas solicitaban de ella, ahí estaba. Aportó muchísimo a las actividades que realizaban en el Bloque de la FMC, hizo muñequitas de tela, manteles, flores, adornos... todo manual y con mucho amor y calidad. Fue muy reconocida y admirada por sus compañeras.
Le gustaba terminar la comida temprano para sentarse frente a la TV y no perder ningún programa de su agrado, los conjugaba con la preocupación de toda madre si a altas horas de la noche le faltaba algún "pollito" por entrar en su cama. Fiel veladora y celosísima de sus plantas, pobre del que le tocara alguna de estas. Su color preferido, el morado.
Son muchos recuerdos y anécdotas que tengo de esta Señora Madre Mía, como sé tienes tú de la tuya, podría pasar la noche entera haciendo su historia, discusiones, incomprensiones de ambas partes, desobediencias de mi parte para con ella, días felices, tristes... que hoy 6 de mayo, Día de su cumpleaños y el que se aproxima Día de las madres, este domingo, no puedo olvidar y aunque ya no esté conmigo físicamente, sí está en mis recuerdos, en mi mente en el día a día, con una frase, una acción, un consejo para mis hijos, en la cocina, en un día de lluvia, en todo.... por la falta que me haces, mi beso eterno, Leda.

No comments: