Sunday, January 03, 2010

La familia en armonía, solo en portarretratos

La frase que le da título a este trabajo, por cierto muy a tono con mi blog y en comienzo de año nuevo con muchos planes y expectativas en nosotros, la escuché hace unos días porque "alguien" se quejaba de su familia, de los problemas, de que uno halaba para un lado, el otro para otro y el último le daba lo mismo una cosa que otra... y este "alguien" llevaba todas las preocupaciones y obligaciones de la casa sin que se preocuparan por "darle la mano".
Yo estoy muy de acuerdo en que la familia es bonita en fotos cuando es de esta forma, pero qué difícil es llevar la vida así, sin una alegría o cuando menos una satisfacción, una sonrisa, tomar acuerdos y estar de acuerdo.
Cuando las cosas comienzan a marchar mal en el matrimonio, puerta principal de una morada, y si se sabe que no va a existir ningún tipo de arreglo, lo mejor es que cada uno coja su camino y si no lo tiene, que lo invente.
El matrimonio se sustenta en el amor a la pareja, después en apoyar los intereses de cada cual y ayudar en todo lo necesario para que uno y otro tenga futuro en la sociedad para que el MATRIMONIO esté bien fortalecido, luego los hijos, que a veces nos aferramos en estupideces y no pensamos en que ELLOS son los perjudicados, cuando llegan, la mayoría de las cosas las hacemos por ELLOS, pero cuidado, ahí está el peligro, no podemos pensar en maltratarnos, herirnos, faltarnos el respeto cuando ya no nos soportamos, solo por ELLOS.
ELLOS crecen, hacen sus vidas y nosotros si nos queremos y nos respetamos podremos llegar a la vejez juntos y siempre dándoles el amor, el respeto y ejemplo que merecen.
En una pareja siempre hay contradicciones, el que diga lo contrario está mintiendo, pero CONVERSAR es lo esencial y si somos inteligentes la otra parte queda convencida y está de acuerdo con lo que tú quieres, no grites, no maltrates ni de palabras ni con hechos, no faltes el respeto, para mí esto es lo más grave, desde el primer momento en que se le dice una palabra obscena a la pareja, es una señal de que el AMOR a esa persona terminó, entonces lo que cabe es la separación, para qué fingir y hacer creer a los demás, si a estos no les interesa.
El 30 de diciembre Bolívar y yo cumplimos 20 años de matrimonio, no creas que siempre ha sido armonía, situaciones difíciles hemos enfrentado, problemas con los niños y hasta de carácter de ambos, pero siempre hemos tenido por convicción sentarnos a conversar, para ver en qué fallamos si fuimos los dos, y si fue uno solo existe la palabra DISCÚLPAME, que no quita nada a nadie, solo hace engrandecer la inteligencia y eliminamos la de ORGULLO que sí embrutece y da entrada a las de ARROGANCIA y PREPOTENCIA.
Si tienes pareja, matrimonio e hijos, sé feliz, enfrenta todo tipo de dificultad junto a ellos, no eches culpas, no existen cuando ya ha sucedido lo peor, de qué vale que busques al culpable, lucha por tu familia, solo tienes que recordar las palabras mágicas: AMOR, DISCULPA, GRACIAS, POR FAVOR, COMETÍ UN ERROR... y tendrás todo lo que quieras de la vida.


1 comment:

Juan Cuba said...

Marilú, interesante este post. Y muy cierto lo que dices. Pero la verdad no estará nunca completa -¿podrá estarlo alguna vez?- si solo se cuenta con la versión de una de las partes. Si falta la otra, entonces no habrás conseguido armar el rompecabezas. ¡Siempre quedará ese espacio vacío! El ser humano tiene una congénita vocación por hiperbolizar su verdad en su beneficio. «Yo soy el bueno y el otro es el malo», es el summun de su apelación a la inocencia, la constante proclividad a arrimar la brasa a su propia sardina. Duda siempre de la persona que presume de perfecta. Detrás de esa presunta «perfección» hay siempre una intención de enmascar insuficiencias y miserias. Siempre que sucede igual ocurre lo mismo. Dudar, de eso se trata. De dudas, y no de certezas, está conformada la vida.