Thursday, February 18, 2010

Recordar es volver a vivir


Volver a vivir lindo es lo que pretendo con estas líneas.
Ayer cuando me trasladaba del Periódico a casa pasé por el círculo infantil Volodia (guardería), en el que David estuvo desde los ocho meses de nacido, hasta su graduación de Preescolar; cuántos recuerdos llegaron a mi memoria, quise hacer algunas imágenes de los pocos niños que aún quedaban en el patio antes de su horario de almuerzo.
Estaba ahí el espantapájaros, al que David llamaba, “el viejito que cuida los frutos” y el día que les correspondía trabajar en el huerto me decía, muy simpático “mañana tengo que ir con ropa de civil”, usaba una camisita de mangas largas y gorrita con visera.
Ese día todos la pasaban muy bien, era el día de la semana que preferían, además de aprender a hacer siembras, limpiar los canteros y regar las plantitas, cuando terminaban las tías le hacían historias y leían libros propios de esta actividad.
Luego jugaban e iban a “columpiarse” hasta la hora de salida, cuando los padres los recogíamos, entonces era cuando conocíamos de sus hazañas en el “campo” que tanto les complacían contar.
Yo con un poco de felicidad y nostalgia me quedé como tonta pegada junto a la cerca de malla perle, que divide al Círculo de la acera por donde caminaba, mirando a estos nuevos niños en las áreas por las que mi hijo tantas veces correteó, solo pensaba y pienso en la felicidad y tranquilidad que tienen hoy sus padres, las mismas que tuve yo en aquellos años, de poder irme a trabajar y dejar a mi hijo en muy buenas manos y sin ningún tipo de preocupación de que pudiera sucederle algo malo, y segura del aprendizaje que le daban, cada día llevaba algo nuevo a casa y es que vivimos en Cuba, donde los niños son lo primero sin distinción de ningún tipo.

No comments: