Monday, February 01, 2010

Ni aventajados, ni rezagados

Y tu hijo, salió bien?
Sí excelente, hasta ahora siempre ha estado por el camino correcto, menos mal que no es de los del montón…
El diálogo anterior lo escuché en una tienda recaudadora de divisa, me llamó la atención y como mal educada me quedé y escuché la conversación.
Eran dos madres de alumnos de una Secundaria, la segunda se quejaba de que cuando el profesor notaba la presencia de un alumno aventajado, ya no había posibilidades para el de menos capacidad. Comenzaba la empatía con este y la atención especial hacia él.
No es la primera vez que oigo tan preocupante afirmación y por reiterada no creo sea una equivocación. Tampoco pienso ocurra en todas las aulas docentes, baste que suceda en una para alarmarse.
El pedagogo tiene como tarea fundamental educar e instruir a los niños
, en ningún momento puede ser capaz de darle la espalda a quien en definitivas necesita más de él.
Soy de las que piensan que no se debe dejar de la mano a los más capaces, a los que pueden llegar a ser grandes ingenieros, maestros, licenciados…, pero qué hay con los que necesitan de un incentivo, de una pequeña ayuda, de una conversación amable, de un consejo sano, unas horas más de estudio con el profesor, a estos que les llaman ¨los del montón¨ y que al ver que a ellos apenas les prestan atención, lo único que se logra es que se sientan rechazados y pierdan aún más el interés por el estudio.
El maestro es el que tiene que decirle qué hacer, cómo estudiar para lograr de ellos lo que la sociedad necesita: un hombre de bien.
En nuestro país la educación es gratuita y ha alcanzado niveles y logros palpables para todos, los programas educativos cubanos se llevan como ejemplo a muchos países, es paradigma para el mundo entero, no podemos darnos el lujo de perder ni a uno de nuestros niños por no trabajar con ellos.
Existe otra realidad, a los buenos se les halaga y se les reitera tanto ser los mejores, que algunos se lo creen demasiado pronto, no podemos quitarles la ilusión ni el mérito, pero no es para tanto. En un futuro pueden por tener la autoestima tan alta y de vanagloriarse de excelentes, ante un tropiezo, bajar sus calificaciones y esto tampoco es bueno.
No es menos cierto que en ocasiones no quieren relacionarse con los de bajas calificaciones e incluso llegan a disgustarse y pelearse, los miran por encima del hombro y es aquí donde comienza el papel de los padres, siempre hay que hacerles saber que no es mejor que su compañero, más bien motivarlo, e incluso inculcar a ese niño sobresaliente compartir con los demás sus conocimientos, llevarse bien con sus compañeros.
Nos hemos criado en una sociedad socialista donde compartir lo que tenemos, incluso nuestros conocimientos, se ha hecho cotidiano, lo que logre cada uno en el futuro dependerá, además de sus dotes particulares, del esfuerzo que ponga en alcanzar sus objetivos, los talentos tendrán ventaja, pero los que no lo son, también deben tener su oportunidad y nunca sentirse minimizados y menos desde edades tempranas; al final se darán cuenta de que la sociedad no puede prescindir de ninguno de ellos; del ingeniero, del licenciado, del médico, del maestro, del agricultor, del artista. ¡El país necesitará siempre de TODOS!

No comments: