Saturday, March 13, 2010

Enseñanza del violín en Las Tunas rinde su primer gran fruto

Por Zucel de la Peña Mora
Lo que para la enseñanza artística en este territorio era un sueño: celebrar una graduación de nivel medio de la especialidad de violín, se hizo realidad recientemente cuando la joven Clarissa Pérez Hernández tocó con honores su concierto de egreso, saturado de emociones y calidad interpretativa.
La escuela vocacional de arte tunera El Cucalambé (EVA) ha visto florecer, no sin pocos esfuerzos, esta especialidad, de la que cinco años atrás solo podía reseñar su nivel elemental y el escaso número de profesores. Los alumnos para continuar estudios debían matricular en otras provincias del Oriente o Centro del país.
Pero hoy el panorama es bien distinto. Noveles músicos interesados en la Pedagogía han revolucionado este universo y Clarissa es su primer gran fruto, una estudiante que nunca se rindió y cuando no tuvo un maestro de forma constante, practicó sola hasta que llegaron tiempos mejores. Ella ahora se integrará al empeño de enaltecer el aprendizaje del violín, en la escuela que la vio llegar muy niña.
“La mayoría de los ´profes´ no somos de Las Tunas, pero ya estamos preparando el relevo. El año próximo se graduarán dos violinistas, en el 2012 no habrá, pero en lo adelante siempre tendremos tres o cuatro egresados”, dice a 26 digital Manuel Lluesma Vidal, jefe de la cátedra de cuerdas frotadas de la EVA, orgulloso, entre muchos motivos, por haber podido abrir hace tres años las especialidades de viola, chelo y bajo.
El nivel elemental ha merecido disímiles elogios, hay quien ya reconoce a este territorio como una potencia y la visita de la Sinfónica Nacional de Venezuela en el 2009, vino a confirmar esa idea. Sus miembros marcharon asombrados por el virtuosismo de los educandos del plantel tunero.
Ángel Ochoa Cutiño, fue el joven maestro que trabajó con Clarissa en los meses previos a su examen. Él pasa su segundo año de servicio social y es el único integrante de la cátedra que vive en esta provincia. “Me siento doblemente feliz al ver cómo la enseñanza del violín ha crecido, tenemos niños de 8, 9 y 10 años capaces de tocar conciertos de forma magistral.”
Un hecho histórico es la graduación de Clarissa, y por suerte, existe talento para que le sigan más y más colegas.
(Tomado de 26 Digital)

No comments: