Friday, May 07, 2010

Felicidades, vieja!!!


Otra vez un día especial, segundo domingo de mayo, Día de las madres.
La diferencia: Ya no son mis "peques" los que esperaban ansiosos que llegara la mañana para subir a la cama abrazarme y llenarme de besos y exigirle a su papá el presente para su mamita.
Las palabras de David fueron "vieja, qué quieres que te regale?, con una nalgada o una extraña palabra de esas que ponen en su vocabulario los "pepillos".
Clarissa, con su dulzura, solo dijo, "cariño mami, te daré mucho cariño".
Ya ellos crecieron, yo soy su vieja, pero para mí ellos siguen siendo mis niños, y mi preocupación sigue siendo la misma, mis desvelos y preocupaciones cuando no llegan a casa a la hora acostumbrada, si se pone nube o comienza a tronar y aún no los tengo en mi regazo me desespero y aparento ser una leona enjaulada, hasta que al fin los veo llegar, eso es ser Madre, tener a sus hijos siempre presentes y en primera opción, el punto de apoyo a sus problemas que siempre, aunque sea con una palabra de aliento o de amor, para ellos será suficiente.