Monday, October 06, 2014

Sabotaje en Barbados: Emelia nunca fue la misma

Siempre recordaré a Emelia Leyva González, muchacha linda, alta y con mucha presencia, en ocasiones segura de sí, simpática, hacía cuentos y reía mucho... En otras muchas más ocasiones triste, llorosa y de muy mal carácter, la veíamos sufrir mucho.
Familias lloran a sus muertos
Y es que a esta joven de 15 años los asesinos Luis posada Carriles y Hernán Bosch, le asesinaron a su hermanito del alma, cuando el 6 de Octubre hicieron explotar en pleno vuelo el avión que conducía a los esgrimistas a Cuba, con todas las medallas de oro en sus pechos, pues habían ganado el evento deportivo en Venezuela, entre ellos Carlos Leyva González, el hermano de mi compañera. Estudiábamos en el preuniversitario Alejandro Cedeño Mora, del municipio de Jobabo, Las Tunas. 
Su amargura era doble, la pérdida de su hermano y el dolor de ver que a su papá cada vez más el sufrimiento lo iba deteriorando. Estábamos becadas, ya su mamá había sufrido isquemias cerebrales y no podía ir a visitarla, estaba muy enferma. Es por eso que era su papá quien iba, Emelia tenía que contener sus lágrimas en su presencia, su padre hacía muchísimo esfuerzo para llegar adonde estaba su hija, sabía que le quedaba ella..., pero comenzaba a tener desequilibrio mental.
Estos tipejos apoyados por la mafia miamense han hecho sufrir demasiado al pueblo de Cuba, han sido muchos los actos de terrorismo cometidos aquí en nuestra Isla, siempre ellos, ya Bosch falleció, pero aún queda Posada siempre posando sus garras en Cuba.
Cada 6 de Octubre nuestro pueblo recuerda con mucho dolor aquel vil sabotaje que ha quedado impune, aun confesando que fueron ellos, pero no les importa, les satisface el dolor y el mal.
La familia de Emelia jamás fue feliz, le falta Carlitos, de mi amiga jamás he sabido, pero sé que nunca se recuperará de la muerte de su hermano en plena juventud y lleno de gloria.
Hoy, el pueblo de Cuba volverá a las calles a exigir justicia porque hace 38 años un asesino anda suelto y este acto terrorista aún está impune, como otros muchos.
Exigirá también el regreso a la Patria de Gerardo, Ramón y Tony, presos injustamente en cárceles de los Estados Unidos, justamente por combatir el terrorismo y evitar más muertes a Cuba y a ese país.

1 comment:

Anonymous said...

Triste.
No sé de qué están hecho Posada y su gente.