Tuesday, June 18, 2013

Después de nueve meses: Satisfacciones

Acabo de parir, nueve meses han bastado para que David hiciera su segundo año de Nivel Medio en la ENA.
Anoche nos contaba que habían pasado rápido, que apenas se había dado cuenta. Su papá le contestó que por el rigor del estudio, que fue muy intenso, y sin casi descanso.
Para mí, ahora que han transcurrido, hasta creo que sí, que fue rápido, pero difícil, cada día de él allá era de muchas preocupaciones en mi cabeza, cuánta materia gris se me fue al piso.
David y Rolando Luna
Si los hijos es lo que más amamos en este mundo, por qué martirizarnos pensando que algo malo puede pasarles, si por el contrario deseamos para ellos lo mejor. Eso no está en nosotras, queremos tenerlos amarraditos y saber cada paso que dan. Esto es innato porque particularmente sé el cuidado que tienen allí con todos los alumnos
La verdad es que mi hijo me ha dejado anonadada, dos años tan lejos a 676 kilómetros de distancia, en la capital, y casi viéndolo una vez al mes, en algunos meses ninguna y ya es todo un hombre desenvuelto y sin ñoñerías.


En la escuela con sus compañeros
Y es que en la ENA (Escuela Nacional de Música) los educan bajo un reglamento interno digno de respetar, bajo la batuta de Niurka, la subdirectora de internado, quien no anda con paños tibios, y a la que ellos respetan mucho, es sin lugar a dudas, la mamá allí.
Fue por ello que David tuvo un año de excelentes notas y poco sueño, ya que no podía darse el lujo de dormir más de las ocho horas que le corresponden.
Ya llegó a casa, dormirá hasta recuperarse, pero con el programa del tercer año ya en la carpeta, esperando por él para comenzar nueve meses más de ajetreo y satisfacción.
Mis respetos y agradecimientos a su maestro, pianista Huberal Herrera, quien lo ha enseñado y guiado por el camino correcto.

No comments: