Monday, September 08, 2014

Ni el aegypti, ni el albopictus, ni el chikunguya...

Es necesario que entren a la vivienda, que revisen, que te den algunas orientaciones, e incluso, consejos. Y es que el Aedes aegypti es sumamente peligroso, es el que transmite el dengue que puede llevarte a la muerte si no cumples con las normas de higienización en tu casa, poniendo en peligro la salud de tus hijos.
Combatir las enfermedades transmitidas este mosquito y ahora con más fuerza el Aedes albopictus son acciones permanentes en nuestras casas, en las cuales el Ministerio de Salud Pública prioriza los recursos materiales que se requieren, unido a ello complementa un sólido programa educativo y preventivo entre el barrio.
En ocasiones molesta mucho que la brigada llegue de "sopetón" a tu casa porque en ese momento estás haciendo los quehaceres y tienes que parar por 40 minutos para que fumiguen. Por este motivo se estableció un día fijo para cada zona, el sábado el día escogido para mi CDR y simplemente espero porque sé es lo mejor para mí y mi familia.
Por otra parte algunas personas no escuchan las advertencias de la necesidad de tapar bien los tanques de agua y cambiar constantemente cualquier recipiente que utilicen para almacenarla, ya sea temporal o permanente como las cajitas de los refrigeradores, los bebederos de animales, vasos espirituales y floreros.
Otra enfermedad que nos acecha ensel virus Chikunguya, en nuestra provincia no hay casos de enfermos por este, pero siempre nos alertan a las familias que este mosquito es el llamado mosquito de monte, así se conoce aquí; en otros países se le identifica como el tigre asiático. Su nombre científico es Aedes albopictus y es muy inteligente para conservar su especie, y lo hace poniendo poquitos de huevos en cada vasija y en los huecos de los árboles.
No es una especie nueva, vive también en las costas y hay historias de que es tan brava su picadura que cuando caía en un cantón de ganado, lo hacía mover de lugar. 
A diferencia del Aedes aegypti, este pica y se va para los árboles y es más difícil de controlar. El otro, se posa en los techos de las casas; ambos vectores han mutado mucho y se le hace una verdadera guerra, responsable, consciente y costosa, pues buscan sobrevivir. Por ejemplo, el aegypti ya pone en letrinas, fosas, cañadas y donde encuentre agua, al no encontrar refugio en su hábitat normal.
Para nadie es extraño la llegada de la brigada de inspectores de Salud al barrio. Hay una cultura preventiva que se afianza y es cada vez más afectiva, gracias al tiempo y a la larga y sistemática campaña contra la muerte que se libra en Las Tunas y el país, sin escatimar recursos ni medidas en pos de evitar el contagio o grandes epidemias.

(algunos datos de periodico26.cu)

No comments: