Thursday, January 29, 2015

Si eres alcohólico, no temas...

Claudia es mi sobrina y actualmente está desarrollando sus prácticas docentes en nuestro medio de prensa, periódico 26, estudia su tercer año en la Universidad de Camaguey dentro de los trabajos que ha realizado está la entrevista realizada al psicólogo, Jorge Rueda Gómez, sobre el alcoholismo y el excelente cuidado y tratamiento que se hace en nuestra provincia para ayudar a las personas aquejadas de esta adicción.
Toda adicción trae consigo problemas individuales y sociales, muchas veces el implicado piensa que está en medio de un camino sin fin. En el hospital psiquiátrico Clodomira Acosta, de esta oriental provincia, funciona la Sala de Servicios de Alcoholismo que puede ser la solución para muchas familias afectadas.
El experimentado psicólogo Jorge Rueda Gómez desempeña un importante papel en la rehabilitación de pacientes con este tipo de dependencia, que constituye la segunda causa de ingreso en la institución desde el año 2000.
Hay muchos conceptos empíricos sobre el alcoholismo, se habla de la frecuencia con que se bebe, del permanente estado de embriaguez... Desde su punto de vista, ¿cuándo se considera que una persona es alcohólica?
El alcoholismo es un trastorno conductual crónico que se manifiesta por las repetidas ingestas de alcohol, esta rompe con las normas de consumo de la sociedad y acaban interfiriendo en la salud, la economía o las funciones socioeconómicas del bebedor.
Debemos tener en cuenta dos factores importantes, la cantidad y la frecuencia. Son alcohólicas las personas que durante una semana consumen más de un litro de alcohol o de vino, por cualquier razón; quienes consumen diariamente más de dos cervezas y no acompañadas de las comidas; quienes tienen 12 o más estados de embriaguez durante un año; los que no sean capaces de pasar más de dos días sin consumir al menos un sorbo de alcohol; las personas que pierden la capacidad de regular el consumo, es decir, que no saben cuándo parar; y son dependientes también aquellos que para enfrentar alguna situación de la vida tienen antes que tomar.
¿Por qué vías llegan los pacientes al ingreso?

Pueden ingresar por la remisión de su médico de familia o los equipos de salud mental, algunos vienen voluntariamente y se valora su ingreso de acuerdo con la sintomatología.
Se ingresan los pacientes cuyos síntomas no han provocado aún la enajenación de la realidad, es decir, los que todavía conservan la conciencia, pero presentan síntomas de abstinencia como la depresión, ansiedad e irritabilidad.
Los pacientes son atendidos por un equipo multidisciplinario encabezado por el psicólogo, integrado por la enfermera, terapeutas ocupacionales, rehabilitadores físicos, defectóloga, y profesores de cultura física.
¿Qué tratamientos se realizan en la sala?
Primeramente reciben un tratamiento medicamentoso para disminuir los cuadros de abstinencia alcohólica, que en un primer momento tienen que ser atenuados.
Se hace mucha psicoterapia individual y el tratamiento por excelencia es la psicoterapia de grupo, una actividad con fines terapéuticos en la que se valoran los principales problemas que tienen los pacientes y las causas que generan la ingestión del alcohol. Se realizan dos veces a la semana en sesiones de una hora aproximadamente, de acuerdo al objetivo de la terapia. El resto de la semana realizan otros tipos de terapias, además de actividades recreativas.
¿En qué se basa la decisión de cesar el ingreso?
Los pacientes que egresan están aptos para incorporarse a la comunidad y poseen adecuado conocimiento para no ingerir más alcohol. Estas personas salen para un medio donde se expende el alcohol por lo que tienen que ser responsables en la decisión de si toman o no de nuevo. Aquí la familia, las amistades, la sociedad en general juegan un papel importante.
El egreso ocurre aproximadamente después de 20 o 25 días de tratamiento. Cuando se van lo hacen con atenuación completa de los síntomas de abstinencia, y además de continuar con medicamentos están preparados psicológicamente para ser responsables frente a esta enfermedad.
Más de dos décadas de trabajo con estos pacientes, deben haberle dejado un grupo de experiencias...
Tenemos experiencias muy buenas y otras menos alentadoras. Varios pacientes salen y vuelven a tomar, pero más que una derrota para nosotros, es una derrota para esas personas porque se están dañando ellos mismos. Sin embargo hay pacientes que llevan 15 años sin tomar. Hay quienes vuelven y participan en las actividades de grupo para contar sus experiencias a los que aún no son responsables ante la bebida.
El solo hecho de consumir bebidas alcohólicas no es dañino siempre que se haga responsablemente, ¿qué consejos les da como especialista a los lectores de 26digital?
La sociedad debe tener una cultura etílica. Se debe consumir en lugares cerrados y no en lugares públicos y la bebida debe ser combinada. En el momento de celebrar no hagamos del alcohol el centro de la fiesta.
Los momentos libres los podemos ocupar en actividades más sanas y nunca asociemos el dominó con la bebida. No consuman alcohol de elaboración casera, y prefieran mejor el vino, la cerveza, los cocteles, que tienen un grado más bajo de alcohol. Esto no consiste en dejar de consumir, pero sí en hacerlo responsablemente.

Tomado de 26digital.

No comments: