Wednesday, March 25, 2015

"Allúdame por fabor...!!!"



La comunicación es un proceso vital para el desarrollo individual y de la sociedad. En nuestro país se han multiplicado, en gran número, las posibilidades de comunicación a distancia, y uno de los medios más populares y con más difusión es el teléfono celular.
No dejo de reconocer que se ha convertido en una necesidad para todos y más para los padres, saber dónde están los hijos es una de las cosas que más nos tranquiliza y si tenemos esta opción mucho mejor, pero algo me preocupa... Y es que con el ahorro del saldo la gramática se olvida.
Mi hijo, que ya tiene 18 años me preguntó anoche cómo se escribían dos palabras, me extrañé y le pregunté:
-¿Y eso? 
-Estoy preocupado porque estoy confundiendo la C con la S y la Ll con la Y... ay mi´ja, son esos mensajes de textos que envío y me llegan: Cuando estoy en el aula para escribirlas me quedo pensando.
Y lo entiendo perfectamente, porque en muchísimas ocasiones tengo que ir al diccionario a verificar alguna y eso que mi trabajo es justamente verificar la ortografía, entre otros.
En los mensajes de textos es mejor ahorrarse una letra y poder escribir más, e incluso cambiarlas, por supuesto dice lo mismo, pero con erratas: tkiero, yuvia, salu2, tb, cel, aki, Fb, pa, q, bes, ablo, ilo, acerl (te quiero, lluvia, saludos, también, celular, aquí, Facebook, para, que, besos, hablo, hilo, hacerle), son algunas de las palabras que se cambian y no solo en los teléfonos, también ocurre con mucha frecuencia en Facebook, en el que los caracteres son limitados, además de la costumbre por el uso frecuente.
Esto puede afectar a los niños y adolescentes que lean textos con estos errores, como ya se presenta en él y sé que muchos más los tienen, pues son los más vulnerables, puede que se les dificulte mucho más su enseñanza, ya que tienden  a confundirse y tener imprecisiones a la hora de usarlas.
Lo que más se les pega en estas edades es justamente lo que más les llama la atención y sin dudas estas herramientas son propicias para ello.
Existen otras personas, mayores, profesionales a las que no les interesa que se les "vayan" algunas "erraticas", ya que piensan que es más importante el lugar en que se publica que su propio crédito.
Respuestas como estas ante un llamado de alerta... "No importa, es para Facebook". Caramba! Sabe usted cuántas personas leen lo que escribimos... y de ahí la imagen que se llevan de cada cual.
Antes de llegar esta tecnología, nos comunicábamos por cartas, y recuerdo que los varones de mi aula nos daban las misivas que quería llegaran a las jóvenes que pretendían para que estas se fueran con el mínimo de errores posibles. 
Es cierto que en muchas ocasiones sin querer, por la unión de las teclas cometemos el error, pero nada mejor que leer y releer para evitarlos.
Creo que todos debemos amar y escribir bien, tenemos derecho a escribir bien y sobre todo a leer cosas bien escritas.

No comments: